sábado, 22 de noviembre de 2014

Crónica III Jornadas Internacionales de Mediación de ATYME

Tras lo expuesto en anteriores posts se inició una mesa titulada "Experiencias en mediación familiar", coordinada por Pascual Ortuño.



La experiencia francesa fue expuesta por Antonio Fulleda, Magistrado Presidente de la Asociación ABAD de Bézieres, quien tomó referencias de Montaigne, como "traicionar a la ley a lo mejor; traicionar al ser humano nunca".


Tras ello, la experiencia italiana, que fue expuesta por Ana María Sánchez, mediadora de la Asociación Mediamente, centrándose en el caso de la Toscana y en concreto en Florencia donde reside. 


Y por último la experiencia española. Primero desde el ámbito intra-judicial, narrada por José Luis Utrera Gutiérrez, juez del juzgado de familia Málaga. Comenzó con una crítica a la respuesta judicial, diciendo que "un conflicto mal resuelto rebota en el sistema judicial",pensemos en modificaciones de medidas o ejecuciones de sentencia.



A continuación hizo referencia al protocolo de actuación y criterios de derivación.

Expuso que el año anterior en su juzgado se informó a 250 parejas en procesos de ruptura, de las cuales 150 iniciaron el proceso de mediación, finalizando en acuerdo en 1/3 de ellas.

Sus conclusiones:
  • La mediación familiar forma parte del derecho a la tutela judicial efectiva. No es un sistema alternativo a ella.
  • La mediación intra-judicial ofrece resultados positivos: menores incumplimientos; menor volumen de trabajo en el juzgado; mayor calidad en la respuesta al conflicto; aún sin alcanzarse un acuerdo, tendrá efectos positivos para las partes.
  • Necesidad de integrar al abogado en el proceso de mediación.
  • Especialización de los mediadores y conveniencia de la co-mediación.
  • Juridificación de la mediación.
  • Ahorro de costes económicos.
  • Invertir en mediación es invertir en justicia.
Y en segundo lugar, la mediación extra-judicial, expuesta por Sacramento  Barba Maroto, mediadora de la Fundación ATYME, quien centró su exposición en la gran olvidada, el seguimiento y evaluación de los expedientes de mediación. 

Desde la Fundación ATYME se realizan seis meses después de cerrado el expediente, a través de entrevista telefónica o personal por mediadores que no han realizado esos procesos de mediación y con seguimiento a los dos años.


Continuará...